Que cuando puedo,
aunque no lo creas,
me da por nadar en tus océanos,
inundarme en ellos,
y por qué no,
quedarme sumergida
el resto de mi vida.

Que he visto tantos muros
derrumbarse ahí fuera,
que no tengo mejor lugar
en el que refugiarme.

Que aunque no lo creas,
saltar desde tus precipicios
y tus pestañas
siempre me encantó,
por mucho vértigo
que pudiera darme
al principio.

Y es que hoy,
echo de menos
más que nunca,
tus tonos azules
coloreándome la vida.-

FB_IMG_1452604467534

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *