La tristeza a corto plazo…

Quizá sea la felicidad a largo plazo.
O eso creo.
Muchas veces la tormenta no nos deja escuchar la calma, pero ahí está, siempre lo está.Solo que a veces hay que saber dejar a un lado lo que no merece la pena escuchar.
Nos creemos débiles porque siempre nos han tratado como a una herida; la que se abre, la que no para de sangrar y a la que no hay narices de cerrar.
Vivimos en un mundo donde nos importan más los porqués que quien pone los interrogantes y así nos va; dejando que la cabeza duerma al corazón con historias para dormir y no de cómo despertar.
Vivimos hoy, y mañana solo buscamos a alguien que nos mate, y no de amor.
Buscamos a alguien que nos parta en dos y no nos devuelva la otra mitad para sentirnos completos.
Alguien que nos trate como su piedra favorita del camino cuando siempre ha buscado cómo esquivarnos.
Y es que somos y seremos unos hipócritas.
Nos quejamos de no saber volar cuando hemos permitido que otros volaran por nosotros.
Nos quejamos de que nos hagan daño cuando somos nosotros quienes nos ponemos la venda en los ojos, y no donde duele.
Pretendemos no ahorgarnos cuando siempre dependemos de alguien para salir a flote.

13745124_959656750812288_205076493_n

Y es que, he llegado a la conclusión que, todos, para ser la cicatriz de alguien, hemos tenido que ser herida primero.
Que si para estar donde estoy hoy, ha sido por todas las hostias que me he llevado antes, no me ha dolido más bonito nunca.
Que quizá lo de ser feliz esté vendido, pero es que quizá la cuestión esté en que para tener la sonrisa donde la tenemos hoy, ha tenido que haber grietas antes.
Y es que como dijo un día alguien, por las grietas también se respira.
Y todos seguimos aquí.
Unos viendo amanecer, otros viendo la tormenta llegar, otros respirando la calma.
Pero aquí estamos, cuando ha habido otros que se han quedado por el camino, y solo por ellos, deberíamos remangarnos las ganas y sudarlas viviendo, ¿no?
No dejemos que los sueños se queden en bostezos.
Y sobretodo, no olvidemos que para ser feliz, o al menos intentarlo, hemos tenido que aprender a llorar antes para saber la diferencia entre sonreír y ser feliz.

4 thoughts on “La tristeza a corto plazo…

  1. Me gusto mucho este artículo gracias por compartirlo, muchas veces me pongo triste al preguntarme ¿Por qué soy así? ¿Porqué no tengo esto o aquello? pero nunca obtengo una respuesta, todo es tristeza… parece que los porqués me entierran y los comos me resacatan ¿Cómo puedo ser así? ¿Cómo puedo obtener esto o aquello?

    Tengo muchas heridas que no dejo que sanen porque a pesar de que me provocan mucho dolor no me siento capaz de soltar mis rencores y locuras, quisiera ser un nuevo ser que no sea adicto a dolores pasados.

    1. siempre nos gusta más dejar abierta la herida que atrevernos a cerrarla, porque en verdad, nunca nos atrevemos y porque sabemos qué supone hacerlo. Muchas gracias por tus palabras, muac! Súe.

  2. Gracias por compartir todas esas maravillas que salen de tu mente .. Es una manera de ver y entender que no somos los únicos que nos sentimos así también .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *