O qué poca falta te hice yo.-

Madrid, que siempre fue nuestra válvula de escape, hoy es para mí, un callejón sin salida. En el que me pierdo sin encontrarte.

Ya no estás donde ambos dijimos adiós sin usar la voz.

Todas estas calles nos dieron la oportunidad de vivirnos y nosotros, qué idiota fuimos al matarnos. Usando balas de verdad, mintiendo al querernos.

Yo también te concedí varias llaves para abrirme y sacar lo de mí. Y qué poco te hizo falta.

O qué poca falta te hice yo.

One thought on “O qué poca falta te hice yo.-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *