Perdón.-

Perdón por todas las mariposas que nacieron de tu sonrisa.
Quizá las dejé volar demasiado tiempo, sin darme cuenta de que volar, cuando tienes las alas rotas, es quedarte en tierra de nadie.
Ni contigo, ni sin ti.
Perdón por todas las noches sin tus lunares, antojándome con otras lunas. Pero entiende que el brillo en la piel contigo fue sudor de orbitar en aquel colchón.
Perdón por pensarte más de lo debido aunque te necesitara menos de lo firmado.
Perdón por agotar mis líneas en tu espalda, siempre tus versos rimaron mejor con mi boca.
Perdón, aunque yo siempre preferí pedir permiso.-

FB_IMG_1451936346215

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *